976 32 65 65 info@paleoymas.com
Paleoymás concluye trabajos arqueológicos en la Casa de la Carnicería

Concluyen los trabajos arqueológicos en la Casa de la Carnicería (Madrid)

El equipo de arqueólogos y restauradores de Paleoymás concluyó a finales del pasado invierno las labores de supervisión arqueológica y restauración de elementos arquitectónicos, entre las que se encuentran la consolidación estructural de muros y paredes, de la Casa de la Carnicería, en la Plaza Mayor de Madrid.

 

El edificio, de propiedad municipal, albergará un hotel de cuatro estrellas que dispondrá de 89 habitaciones en uno de los emplazamientos más representativos de la capital. La gestión del establecimiento fue asignada, a través de un procedimiento público de licitación, a la empresa hotelera Pestana.

 

Su remodelación, realizada por Constructora San José, S.A., ha contado con la participación de los y restauradores y arqueólogos de Paleoymás y de Naos, responsables de conservar y restaurar los elementos arquitectónicos, y de salvaguardar los valores patrimoniales, históricos y culturales de este representativo inmueble madrileño, que permanecía en desuso desde 2008, momento en que fue sede de la Junta Municipal del Distrito Centro de Madrid.

 

La Casa de la Carnicería en la Plaza Mayor de Madrid

 

Es uno de los edificios más emblemáticos de la Plaza Mayor de la capital y, por su importancia, cuenta con un nivel de protección 1 en calidad de monumento. La fachada está declarada Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1985.

 

La Casa de la Carnicería es una construcción de cuatro pisos, rematada en forma de ático. Cuenta con una planta baja porticada y unos laterales coronados por torres angulares.

 

Aunque los historiadores desconocen la fecha exacta de la edificación actual, se estima que fue reconstruida en su totalidad tras el primer incendio de la Plaza Mayor en 1631, siguiendo el estilo de la Casa de la Panadería, que se sitúa justo enfrente. Inicialmente, albergó el depósito general de carnes desde el que se abastecía a los mercados de la Villa, siendo este el motivo de su nombre.

 

Desde el siglo XIX todos sus usos han sido municipales. A finales del siglo XIX acogió la sede de la Tenencia de Alcaldía y de la Casa de Socorro del distrito de la Audiencia. Desde principios del siglo XX albergó la tercera Casa Consistorial, alojando distintas oficinas del Ayuntamiento. En 1918 se instaló la recién creada Hemeroteca Municipal.