976 32 65 65 info@paleoymas.com
Pesca eléctrica Bergantes (4)

¿Que es la pesca eléctrica?

Se denomina pesca eléctrica a una técnica de captura de ictiofauna en vivo mediante la creación de campos eléctricos en el agua. Esto se hace con la ayuda de un pequeño generador de mochila que libera pequeñas descargas eléctricas con las que se modifica el comportamiento de los peces durante unos 10 segundos, facilitando su captura.

 

 

Fines científicos

Este método ha sido utilizado en estudios limnológicos sobre composición de especies, censos poblacionales, estructura de edades o tamaños de peces y estudios sobre especies invasoras en masas de agua.

 

Se trata de un procedimiento que permite la captura, manipulación (pesado, medido, determinación de la especie…) y suelta, en un periodo corto de tiempo, sin utilizar trampas, redes o anzuelos. Esta técnica debe ser siempre realizada por personal cualificado, en un entorno controlado y en masas de agua de poca profundidad, para obtener mejores resultados.

 

Pesca eléctrica Bergantes (3)

 

Para realizar la pesca eléctrica en ríos vadeables o parcialmente vadeables, los muestreadores (3-5 personas equipadas con botas vadeadoras y guantes aislantes) utilizan un equipo compuesto de:

  1. Un grupo electrógeno, el cual genera la corriente eléctrica de unos 2.200 W. Este equipo puede situarse en la orilla o portarse en una mochila (como se muestra en las imágenes).
  2. Un transformador que convierte la corriente alterna en corriente continua. La corriente alterna provoca un mayor aturdimiento del pez, lo cual resulta más peligroso.
  3. Los electrodos, que normalmente van alojados en una pequeña red llamada pértiga y una “cola” que cuelga del equipo.

 

La clave de la sostenibilidad de esta técnica reside en utilizar la mínima corriente posible para no dañar a los peces, por lo que es preferible combinar la técnica con conteos visuales de los ejemplares más grandes, para no dañar a los más pequeños.

 

Pesca eléctrica Bergantes (2)

 

El técnico puede acotar el espacio de trabajo con una malla (si quiere estimar la abundancia) o realizar transectos si únicamente quiere conocer la composición de especies.

 

Al menos otra persona debe estar dentro del agua para depositar los peces rápidamente en un cubo grande de agua, de donde un tercer técnico los cogerá para determinar su especie y realizar las mediciones oportunas.

 

De ahí, los peces pasan a un segundo recipiente donde se recomponen del letargo que les produce el paso de la corriente y finalmente son liberados en el mismo lugar donde fueron capturados apenas unos minutos antes.

 

No se debe confundir esta técnica con la pesca eléctrica de arrastre, utilizada con fines comerciales que ha desatado el debate en el parlamento europeo en los últimos años. En realidad, esta técnica no guarda muchas similitudes por la utilizada en estudios científicos, más allá del nombre y el uso de una corriente eléctrica.

 

 

Controversia

La pesca eléctrica de arrastre como arte de pesca marina se prohibió en la Unión Europea en 1998, por considerarse un método no selectivo, que ponía en riesgo a la fauna. En el año 2007, el parlamento europeo aprobó algunas excepciones para su aplicación, principalmente para los pescadores del mar del Norte (Holanda).

Lo cierto es que, si se utiliza para pesca comercial, la técnica no difiere demasiado de la pesca de arrastre, ya que no selecciona a sus presas, capturando todo aquello que pilla a su paso. Además, dado que el agua salada interviene en la conductividad del agua, las descargas en algunos casos pueden ser mucho mayores de lo necesario, pudiendo esquilmar los fondos marinos.

ACTIVISTA

 

Por todo ello, en los últimos años ha surgido un movimiento en contra de la ampliación de su uso, encabezado por asociaciones conservacionistas y agrupaciones de pescadores artesanales.

 

En 2018 la Unión Europea rechazó extender este método de captura, y en junio de 2019 la UE hizo oficial la prohibición de esta técnica de pesca de alta mar a partir de 2021.

 

Paleoymás realiza trabajos de pesca eléctrica desde 2018 como parte de su oferta relacionada con el estudio y preservación de las faunas dulceacuícolas, especialmente moluscos y crustáceos.